Estabas pero no estás.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Las miradas, los momentos, los abrazos, todo eso no está, todo eso no estará. Lo sé, es un consuelo saber que un día pude tenerlos, todo eso y más. Pero me mata la realidad.

Una, dos, tres, cuatro lágrimas empiezan a caer por mi mejilla, te recuerdo, te siento, pero no es de verdad, lo sé. Creo que empiezo a volverme loca, mire donde mire te veo, si alguien que pasa a mi lado, roza su brazo con el mio y el olor que transmite es el de tu perfume empieza a dolerme el pecho, un dolor que sólo tú sabrías quitar, pero ya no estás.

Quizás seas feliz, quizás sonrías y gastes bromas como el último día en el que te vi. Pero puede que no sientas nada, que sientas un vacío enorme por dentro como el que siento yo y no quiero eso para ti, no lo mereces y supongo que con una persona así ya hay suficiente.

No creo a quien dice que algún día nos encontraremos, sé la realidad y sé que todo tiene su fin. Nada es para siempre. No estás, no estarás pero estabas y eso me da la vida.